La Hormiga Azteca.


Biologia y Control de la Hormiga Azteca. 

1. Ensayo de destrucción de nidos.

El Informe de Avance correspondiente al periodo abril - junio reporta hallazgos adicionales a la práctica de eliminación de los hormigueros como la forma más efectiva de disminuir el efecto de las hormigas en las labores rutinarias del cultivo.
En un ensayo, 28 nidos principales se destruyeron mecánicamente y los restos caidos al suelo se trataron con gasoil. Dos meses después se evaluó el efecto del tratamiento sobre la capacidad de las hormigas de reconstruir los nidos y en la actividad de los hormiguero secundarios o satélites. Se encontró que en el 57% de los nidos tratados no se desarrolló nueva actividad, mientras que el restante 43% fue reconstruído, con la recuperación de casi toda la actividad que originalmente mostraban. Se observó que en el 80% de los nidos reconstruídos se encontraba una reina, en los restantes no se pudo observar la reina, pero la abundancia de huevos, larvas y pupas se tomó como indicativo de la presencia de ésta. 
Estas observaciones permiten postular que en los nidos que fueron recons-truidos, o no se logró eliminar la reina originalmente presente o, que aun cuando ésta se haya eliminado, los restos que quedaron adheridos al tallo fueron colonizados por una nueva reina. 
Asimismo se observó que en las palmas donde el nido tratado no fue reconstruido, en la mayoría de los casos, los hormigueros satélites habian sido abandonados o mostraban mínima actividad. 

 

2. Recomendaciones

Con base en estos resultados y los obtenidos en previos ensayos se plantean las siguientes recomendaciones:

  1.  La destrucción de los hormigueros debe realizarse de manera que se garantice la eliminación de la reina. Esto se logra con la aplicación de los productos químicos (gasoil, kerosina, etc.) a los restos del hormiguero en el suelo y al área de la palma donde éste estaba ubicado, especialmente en las axilas de la bases peciolares donde podría ocultarse la reina.

  2.  La campaña de destrucción de nidos debe realizarse en conjunto en todas las plantaciones (sin excepciones) para garantizar la reducción máxima de la población de hormigas, y minimizar las posibilidaddes de nuevas invasiones. 
    3. La época más apropiada para realizar la destrucción de hormigueros es al inicio de las lluvias (abril-mayo), para garantizar la destrucción de los estados alados (reinas y machos) antes del vuelo de apareamiento, ya que el apareamiento, diseminación y formación de nuevos nidos se producen durante las primeras lluvias. 

  3. Otras Observaciones. Se continúan las observaciones sobre densidad de infestación por escamas en la palma aceitera y su asociación con la hormiga Azteca. Se realizaron muestreos en Palma Bella P.8, Palma Rosa P.3 y Palmonagas D.13 y B.8. La densidad promedio de infestación por escamas sigue siendo de baja magnitud y de poca importancia económica con relación a los valores observados en el trimestre enero-marzo, con un máximo de cuatro escamas por foliolo. 

Las observaciones hasta ahora realizadas permiten postular que existe una relación simbiótica muy estrecha entre hormigas y escamas, no habiéndose encontrado escamas de instares avanzados o adultos que no estén protegidos por hormigueros. Se ha establecido que una vez que la escama se asienta en una porción del foliolo la hormiga inicia la construcción del nido de protección. En estos nidos sólo se han encontrado escamas y hormigas obreras, nunca estados inmaduros de hormigas. Cuando por alguna razón las escamas habitantes de estos nidos desaparecen (por efecto de depredadores, p.e.) estos nidos pueden transformarse en hormigueros satélites que albergarán estados inmaduros de hormigas (huevos, larvas o pupas) que darán origen a obreras, pero nunca para inmaduros que darán origen a individuos alados (machos o reinas). Este hallazgo pone en evidencia la poca importancia de estos nidos en la diseminación de la hormiga y en la formación de hormigueros principales.