Buenos Aires | Miércoles 04 de Julio de 2012
Lenguajes del sitio: sppten
Lombricultura

Compost humificado: Proceso rentable y amigable con el ambiente usando residuos de la producción de aceite de palma africana

REPUBLICA DOMINICANA : Exportadora del Atlántico impulsa este innovador proyecto en valle de Lean.

En las plantaciones de palma africada en el fértil y próspero valle de Lean, en el municipio de Esparta, departamento de Atlántida, se está impulsando una innovadora agroteconología denominada producción de compost humificado.

Con este proceso, la empresa Exportadora del Atlántico logra reducir en alto grado los impactos ambientales de los residuos de la producción de aceite de palma, al mismo tiempo que mejora la calidad de los suelos para elevar la calidad y cantidad de este cultivo para la agroexportación.

Exportadora del Atlántico

 

Entre los beneficios que la Exportadora del Atlántico-DINANT obtiene con esta innovación tecnológica, está que lo que antes era un residuo, ahora es un subproducto incorporado al proceso y que reduce los costos de operación de la fábrica.

Exportadora del Atlántico es la División Agrícola de Corporación DINANT. Dedicada a la producción, empaque y comercialización de aceite, vegetales y frutas frescas, procesadas bajo normas estrictas de inocuidad y calidad adecuadas a las necesidades específicas de los clientes, teniendo como prioridad su satisfacción total.

Esta empresa se caracteriza, porque se esmera en incorporar tecnologías modernas con la finalidad de mantener el liderazgo empresarial que hasta ahora caracteriza a esta corporación hondureña.

Las prácticas agrícolas de esta empresa, se presentan como respetuosas de la legislación vigente, así como  de las normas ambientales internacionales y se llevan a cabo bajo la norma de las mejores prácticas agrícolas.  En la región norte de Honduras, en los valles de Lean y Aguán, en una extensión de 17 mil hectáreas se cultiva palma africana.

Necesidades en plantaciones palmeras

Durante el Primer  Congreso Regional de Palma de Aceite, celebrado en Tela ,Honduras, el recién pasado mes de julio, se conoció que actualmente, a nivel mundial, se conocen varias necesidades en las plantaciones de palma africana.

 

En las plantaciones de palma africada de esta empresa hondureña, en el valle de Lean, municipio de Esparta, Atlántida, se impulsan una innovadora agroteconología denominada compost humificado.

Entre ellas están aumentar y mejorar la fertilidad del suelo; implementar una solución definitiva, ambientalmente sostenible y rentable para la disposición de residuos de extracción de aceite; racionalizar la fertilización química mediante un reciclaje efectivo de nutrientes; disminuir el impacto ambiental; aumentar la productividad; mejorar la sanidad y estado general de las palmas mejorar la retención de agua del suelo; y, activar los mecanismos de defensa naturales del suelo y de las palmas.

¿Qué es el compostaje?

Es una técnica que imita a la naturaleza para trasformar –de forma más acelerada– todo tipo de restos orgánicos, en lo que se denomina compost o mantillo, que tras su aplicación en la superficie de nuestra tierra se ira asociando al humus, que es la esencia del buen vivir de un suelo saludable, fértil y equilibrado en la naturaleza.

Esta técnica se basa en un proceso biológico (lleno de vida), que se realiza en condiciones de fermentación aerobia (con aire), con suficiente humedad y que asegura una transformación higiénica de los restos orgánicos en un alimento homogéneo y altamente asimilable por nuestros suelos.

Con esta tecnología de producción más limpia, se utiliza el agua residual de las lagunas de oxidación, tratándolas eficientemente en beneficio del ambiente, especialmente de los arrecifes coralinos, manglares, lagunas y otros ecosistemas de región costera caribeña de Honduras.

En este proceso biológico intervienen la población microbiana como son las bacterias, actomicetos y hongos que son los responsables del 95% de la actividad del compostaje y también las algas, protozoos y cianofíceas.  Además en la fase final de este proceso intervienen también macroorganismos como colémbolos, ácaros, lombrices y otros de otras muchas especies.

Suelo sin y con compost

Sin humus el agua fluye y arrastra el suelo causando erosión… Suelo sin humus se vuelve menos poroso limitando el flujo de aire y oxígeno en el suelo. Sin humus el exceso de agua no pasa a través del suelo. Queda atrapada en el suelo reduciendo productividad.

Sin oxígeno en el suelo los microorganismos aeróbicos que ayudan a las raíces a extraer nutrientes mueren. El humus aumenta la infiltración de agua en el suelo. El humus del compost hace que el suelo sea más poroso permitiendo que el aire para los microorganismos penetre.

Los microbios del compost permiten reciclar nutrientes de los residuos de cosecha como fertilizantes. El humus retiene hasta 4 veces su peso en agua, permitiendo que el exceso de agua fluya. Un suelo poroso permite que las raíces crezcan más rápido.

Ante esta problemática, lo expertos plantean varias posibles soluciones: compostaje, fertirrigación, biogás, generación de energía, incorporación al campo y otras.

 

En las lagunas de oxidación de este proyecto en el valle de Lean, es visible la presencia de biodiversidad típica de esta zona.

El compost humificado es  de buena calidad, se produce mediante un proceso definido: seleccionando materias primas con base en: Relación Carbono: Nitrógeno (C:N), Humedad, Porosidad, Determinando el volumen a usar de cada material, monitoreando y controlando: Temperatura, oxígeno, humedad. Seleccionar y adecuar un  terreno apropiado.

El compost se produce cuando la materia orgánica se descompone. La combinación de microbios aeróbicos, agua, oxígeno y calor descomponen la materia orgánica. Y la materia orgánica se transforma.

El compost debe airearse cuando: Temperatura es muy alta. Niveles de CO2 muy altos. Humedad muy baja (requiere agregar agua). Mantener los niveles adecuados de humedad, temperatura y oxígeno hace que más eficiente el proceso de compostaje microbiano y la calidad del compost es mayor.

El uso de efluentes  o lodos en el proceso de compostaje ofrece los siguientes beneficios: reciclaje de nutrientes, mejora en calidad de producto final, disminución de uso de lagunas y con ello se disminuyen los  impactos ambientales.

 

Al aplicar esta tecnología innovadora se logra controlar, en las mejores condiciones posible, la calidad y la cantidad en la producción del compost humificado.

También está la posibilidad de acceder al Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) con financiamiento para combatir y mitigar el cambio climático a nivel mundial.

¿Qué pasa si se usa compost?

Se reduce la pérdida de fertilizantes: reduciendo la lixiviación, evaporación y bloqueos de minerales. Aumenta y reactiva la microbiología del suelo. Ayuda a las raíces a extraer los nutrientes del suelo, haciendo más eficiente el fertilizante. Activa el reciclaje de nutrientes convirtiendo los residuos de cosecha en nutrientes y reduciendo los requerimientos de fertilizantes.  Mejora la estructura del suelo.

Aumenta la porosidad, permitiendo que el exceso de agua lluvia pase a través del suelo. Se eleva la habilidad del suelo de manejar el agua, sea esta poca o demasiada: El humus retiene hasta 4 veces su peso en agua ayudando en condiciones de escasez de agua, al mismo tiempo que  mantiene el suelo en su sitio reduciendo la erosión de viento y el agua. En otros palabra “el compost proporciona un seguro adicional para el cultivo”.

Fertilizante con compost… Más fertilizante está disponible para las plantas. El humus en el compost encapsula los nutrientes evitando su pérdida por lixiviación o evaporación.

 

Parte del personal que esta empresa ha especializado en la producción de Compost humificado, en sus plantaciones de palma africana.

Cuando los fertilizantes están encapsulados por el humus no reaccionan químicamente entre ellos y no se bloquean, manteniéndose disponibles para las plantas.

¿Es el compost mejor que las materias orgánicas crudas?

Cuando se descompone en el suelo una parte del nitrógeno se escapa como amoníaco (NH3). Otra parte se lava y otra parte busca estabilizarse en el suelo. Para ello requiere de carbono orgánico y lo toma del suelo.

El raquis requiere nitrógeno para estabilizarse y compite con la palma por él. En el proceso de compostaje los microorganismos convierten el amoníaco en nitritos (NO2) y luego en nitratos (NO3) que son formas estables de nitrógeno que están disponibles para las plantas como fertilizante.

La combinación de los microbios y los polímeros captura el 95% del nitrógeno disponible en la tusa y el lodo. Cuando se descompone en el suelo una parte del nitrógeno se escapa como amoníaco (NH3). Otra parte se lava y otra parte busca estabilizarse en el suelo.

 

Con este proceso amigable con el ambiente, se sustituye el abono formulado químicamente en fábricas por abono orgánico producido en la misma empresa.

Para ello requiere de carbono orgánico y lo toma del suelo. El compost aumenta la población y variedad de microorganismos del suelo que hacen que los ciclos de nutrientes funcionen. Los ciclos de nutrientes es la forma natural de acceder a los nutrientes disponibles convirtiéndolos en formas asimilables por las plantas. De esta manera los resultados finales son: mejora la estructura del suelo, menos erosión, mayor producción, aumento de la calidad de la cosecha y mejor agregación.

Compostaje en Exportadora del Atlántico/DINANT

Conforme nos explica Olvin Andino del Departamento de Ambiente de la Corporación DINANT, para producir el compostaje humificado, “hacemos pilas de 162 toneladas de raquis (fibra vegetal desechada en el proceso de extracción del aceite de la palma africana) a las cuales les aplicamos 40 mil galones de agua de las lagunas de oxidación.

Entre más cruda el agua mejor, nosotros utilizamos el agua de la laguna 6 que ya no tiene residuos de aceite, pero sí una alta carga orgánica, el agua se aplica en una proporción de más o menos 2,800 galones diarios durante 2 semanas.

 

Este compots humificado mejora la textura del suelo y estimula la incorporación de microorganismos al suelo, aumentando la fertilidad con mejor producción en las cosechas y se retiene la humedad del suelo.

El agua la aplicamos con la volteadora, es importante mantener la humedad entre 40-50%. Tapamos las pilas, al inicio la pila estará a 45-50Cº luego de aplicar los lodos debe subir a 65-70Cº por la actividad microbiana.

El CO2 al inicio estar entre 8-10%, luego de la aplicación del agua subirá  a 21% y 1-2 días después de voltear la pila bajara a 3-5%. Si la humedad baja de lo ideal, mantenerla agregando agua limpia. Si desea aplique convertidos de nitrógeno la primer semana, humidificador la cuarta semana y estabilizador la onceava. El compost está listo a las 12 semanas.

Entre  los beneficios que la Exportadora del Atlántico-DINANT obtiene con esta innovación tecnológica, se reporta que lo que antes era un residuo, ahora es un subproducto incorporado a la cadena del proceso que reduce los costos de operación de la fábrica.

Baja el costo de los fletes de camiones para  botar el raquis. Se elimina la proliferación de moscas y la generación de malos olores, al mismo tiempo que se utiliza el agua residual de las lagunas de oxidación, por lo que el sistema se vuelve más eficiente en tratarlas en beneficio del ambiente.

Por otra parte, se sustituye la compra de abono formulado químicamente en fábricas por abono orgánico producido en la empresa, se mejora la textura del suelo y se estimula la incorporación de microorganismo y micro elementos al suelo. Con lo anterior, aumenta la fertilidad del suelo con mejor producción en las cosechas y se retiene la humedad del suelo.

 

Vista parcial de las instalaciones de Exportadora del Atlántico/DINANT en el valle de Lean.

Para mayor información sobre este tema, consulte a:
Departamento de Ambiente, Corporación DINANT
Teléfono : ( 504) 2239-8032
Correo electrónico: ambiente@dinant.com

Publicado el: 21 agosto, 2011    Fuente: Ramón Wilberto Nuila Coto, Msc