COMBATE DE MALEZAS EN PALMA ACEITERA

 

 

Alvaro Astúa.


 

 

 

1. INTRODUCCION

 

El combate de malezas es uno de los programas más extensos y costosos por lo que el personal involucrado en éste requiere de una preparación adecuada, tanto práctica como técnica.  Dado lo intenso del programa y de trabajos a gran escala, la planeación de los mismos así como su ejecución y supervisión de campo debe ser eficiente, de lo contrario se obtendrán pérdidas monetarias cuantiosas, sin conseguir los objetivos planeados.

 

El fin principal que se persigue en un programa de combate de malezas es evitar competencia por nutrientes, luz, agua y facilitar las labores mediante métodos de combate que no dañen las palmas ni el suelo, a un costo lo más bajo posible.

 

2. CARACTERISTICAS DE LAS MALEZAS

 

Las malezas presentan una serie de características que le ayudan a su sobrevivencia. El conocimiento de ellas es importante para seleccionar el método de control.  Entre las principales características están:

 

a-  El número de semillas producidas y su viabilidad.  Entre más semillas viables produzca, más rápido será su diseminación.

 

          b‑ La presencia de estructura como alas o pelillos que le ayudan en su          desiminación por el viento.  Estructuras que se adhieren a los animales o estructuras especiales para flotar en el agua.

 

                 c‑ Latencia, el cual es el fenómeno por el cual las semillas de las malezas no germinan por un período determinado aunque se presenten las condiciones adecuadas.

 

                 d‑ La germinación escalonada, la cual evita que todas las  semillas germinen de una sola vez sino en forma escalonada  lo que dificulta su control.

 

                 e‑ Variabilidad genética, para prosperar a diversas condiciones como humedad excesiva, temperatura bajas o  altas, etc.

 

 

 

 

            2.1 Daños causados por las malezas.

 

            2.1.1 Competencia

 

Los primeros años de la palma son los más críticos y en los cuales éstas sufren más por la competencia de nutrientes y otros factores del medio, retardando el desarrollo de las palmas y afectando su productividad por el resto de su vida.

 

            2.1.2 Dificultades para realizar labores agrícolas

 

Las malezas dificultan las labores de fertilización, cosecha, poda, al obstruir el paso de los trabajadores y la visibilidad  para la supervisión.  Esto tiene un gran impacto en las pérdidas de cosecha, tanto en racimos como de fruta suelta.

 

            2.1.3 Guarida de animales dañinos y hospederos de plagas

 

En plantaciones recién sembradas existe mucha relación entre el daño por ratas y un mal control de malezas ya que éstas sirven de guarida protegiéndolas de sus enemigos naturales.

 

Sin embargo las malezas también tienen algunos efectos benéficos entre los que podemos citar la reducción de la erosión del suelo y muchas especies de malezas actúan como hospederos de insectos benéficos.

 

            2.2 Clasificación de las malezas.

 

Es importante conocer la clasificación de las malezas para determinar el método de control.

 

            2.2.1 Por su ciclo de vida.

 

a‑ Anuales.  Que cumplen su ciclo de vida en un año o menos.

b‑ Perennes.  Persisten por varios años y su principal  método de reproducción es asexual.

 

            2.2.2 Por su reproducción.

 

a-  Sexual.  Producción, diseminación y germinación de semillas.

b‑ Asexual. Reproducción vegetativa por medio de yemas bulbos o tubérculos.

 

            2.2.3 Por el tipo de hoja

 

a‑ Hoja ancha.  Dicotiledoneas.

b‑ Hoja angosta.  Incluye gramíneas y cyperaceas.

           

2.3.4 Por su efecto en la plantación

 

Haines citado por Hartley (3) clasifica las malezas de la siguiente manera:

 

a- Clase A: Las que deben fomentarse.

b‑ Clase B: Las probablemente útiles pero que necesitan ser controladas.

c‑ Clase C: Las indeseables y que se deben eliminar.

 

3. METODOS DE COMBATE DE LAS MALEZAS

 

            3.1 Combate manual de malezas.

 

Es el que se realiza con machete, azadones o con las manos arrancando las malezas.  En palma se utiliza donde es necesario chapear la maleza para la posterior aplicación de herbicidas.  El combate manual se utiliza en viveros para deshierbar las bolsas que contienen las plántulas.  El inconveniente de este sistema en algunos países es la gran cantidad de mano de obra que se requiere y el alto costo de la misma; sin embargo en otros países como en la India es más barato controlar malezas manualmente que con el uso de agroquímicos (Richardson D. L., comunicación personal).

 

            3.2 Combate mecánico de malezas.

 

Consiste en utilizar implementos tirados por tractor como rastras y chapeadoras.  Su uso debe ser lo más restringido posible por los problemas de compactación, heridas a las palmas y obstrucción de vías de aguas.  De ser necesario utilizar este método debe usarse únicamente durante la preparación del terreno previo a la siembra, ó sobre áreas bien drenadas, en épocas de baja precipitación.  También el combate mecánico puede realizarse tirando implementos por tracción animal principalmente durante los primeros años de la plantación cuando se utilizan cultivos intercalados.

 

            3.3 Combate de malezas con fuego.

 

Sólo se justifica para aquellas áreas que se preparan para sembrar y donde se necesita destruir troncos y otros residuos.  Se debe subdividir el área en parcelas pequeñas con bandas de seguridad con pases de rastras, para mantener bajo control el fuego.  Este método es importante de practicar durante la resiembra para eliminar la mayor cantidad posible de inóculo de enfermedades y plagas, como por ejemplo de los hongos Ganoderma y Ustulina y de la plaga Rhynchophorus palmarum transmisor del nemátodo causante del Anillo Rojo.

 

            3.4 Combate químico de malezas.

 

Se refiere al empleo de productos químicos o herbicidas especialmente formulados para matar las malezas o retardar su crecimiento.  Es el método más usado.

            3.5 Coberturas vegetales.

 

Es uno de los principales métodos en palma joven y consiste en el establecimiento de coberturas leguminosas que compitan con las malezas.  Además de los beneficios nutricionales que provee la leguminosa, el ahorro en los costos de combate de malezas debe ser normalmente mayor que el de los costos de establecimiento y mantenimiento de la misma.

 

            3.6 Combate integrado.

 

Es la utilización de dos o más métodos y se puede considerar como el patrón que se ha de seguir en los programas prácticos.  Por ejemplo , el uso de cobertura en las calles, uso de herbicidas en rodajas y purificación de coberturas y chapias manuales de arbustos.

 

4. CONTROL QUIMICO DE LAS MALAS HIERBAS

 

En los últimos años el uso de herbicidas ha tomado gran auge y es el método más usado en las plantaciones de palma aceitera.  Mediante su empleo es posible atender grandes extensiones con relativamente poco personal.  Existe un gran número de herbicidas, su uso en palma depende del tipo de malezas presente y su efecto sobre las palmas, también se debe considerar el efecto residual de los mismos.   De esta manera el objetivo que se persigue es la eliminación de las malezas tratadas, durante el mayor tiempo posible y al menor costo, sin afectar el desarrollo de la palma.

 

            4.1 Clasificación de los herbicidas.

 

            4.1.1 Por su selectividad.

 

             a‑ Selectivos.

             b‑ No selectivos.

 

Los herbicidas  selectivos son aquellos que en ciertas dosis y formas de aplicación eliminan o inhiben el crecimiento de algunas plantas y no causan daño a otras.  Los herbicidas no selectivos eliminan todas las plantas con las cuales entran en contacto.

 

            4.1.2 Por su modo de acción.

 

            a‑ Herbicidas de contacto o no translocables.

            b‑ Herbicidas sistémicos o translocables.

 

Los herbicidas de contacto son aquellos que ejercen su efecto sobre los tejidos con los cuales entran en contacto y no se translocan dentro de la planta.  Ej.  el paraquat.

 

Los herbicidas  sistémicos por el contrario se translocan del punto de contacto hacia el interior de la planta movilizándose por toda ésta.  Ej. el glifosato.

 

            4.1.3 Por su época de aplicación

 

            a- Preemergentes.

            b- Postemergentes.

 

Los herbicidas preemergentes son los que se aplican antes de que las malezas emerjan del suelo, de esta manera son eliminadas las malezas en el momento de la germinación o en estados muy tempranos de desarrollo.  Ej. diurón, oxyfluorfen.

 

Los herbicidas postemergentes son los que se aplican sobre malezas que han emergido del suelo.  Ej. paraquat, glifosato, 2,4‑D.

 

Algunos herbicidas clasificados en una categoría pueden tener algún comportamiento característico de la otra, por ejemplo el Diurón tiene algún efecto quemante o de contacto cuando se aplica sobre malezas en su estados iniciales de desarrollo y el 2,4‑D que puede tener un efecto preemergente ya que presenta una residualidad en el suelo de 15 a 20 días.

 

       4.1.4 Por su persistencia en el suelo.

 

       a‑ Residuales.

       b‑ No residuales.

 

Los herbicidas no residuales son los que se inactivan al entrar en contacto con el suelo como el glifosato y paraquat.

 

Los herbicidas residuales son los que permanecen en el suelo activos por varios días, semanas o meses y su residualidad depende de la dosis usada y tipo de suelo.  Ej. diurón, oxyfluorfen.

 

       4.1.5 Por su afinidad química.

 

Los herbicidas se clasifican de acuerdo a la familia a que pertenecen.

 

       a‑ Ureas sustituidas, ej. diurón, monurón, linurón.

       b‑ Triazinas, ej. atraxina, simazina, ametrina terbutilazina.

       c‑ Organo arsenicales, ej. M.S.M.A., D.S.M.A.

       d‑ Compuestos bipiridilos, ej. paraquat, diquat.

       e‑ Acidos fenoxiacéticos, ej. 2,4‑D; 2,4‑DB, MCPA

       f‑ Acidos alogenados alifáticos, ej. dalapón, TCA.

       g‑ Amitroles:  amitrol o ATA.

       h‑ Difenil‑eters: oxifluorfen, acifluorfen.

i-    Herbicidas no clasificados: fenoxaprop‑etil, diclofop‑mentil, fluazifop‑butil, glufosinato, haloxifop‑metil.

 

       4.2 Identificación de los herbicidas y formulaciones.

 

Cada producto tiene tres nombres:

 

       a‑ El nombre técnico universal

       b‑ El nombre químico

       c‑ El o los nombres comerciales

 

        Ejemplo:

        Nombre técnico    :   diurón

        Nombre químico    :   3,4 diclorofenil, 1,1 dimetil úrea

        Nombre comercial  :   Karmex

 

        4.2.1 Formulaciones

 

El producto activo de los herbicidas muchas veces tiene propiedades indeseables, por ejemplo que sea muy volátil, corrosivo, tóxico, higroscópico y muchas veces son insolubles en agua, por lo que se debe aplicar algún proceso para hacerlos de uso más práctico, esa es la formulación.

 

La formulación es un proceso mediante el cual se eliminan algunas características inconvenientes del principio activo a fin de preparar el producto para ser distribuido en el mercado y para ser utilizado en una forma práctica.  Mediante este proceso se pretende facilitar el manejo, transporte, almacenamiento y para ser aplicado con los equipos correspondientes.

 

En la formulación también se les puede agregar compuestos que mejoran las características y forma de actuar del principio activo.  Ejemplo: solventes de cutícula para mejor penetración, humectantes para lograr más contacto con la cutícula, adherente o alguna sustancia que los convierta más activos.

 

Las principales formulaciones son las siguientes:

 

            a‑ Concentrados emulsificables  (EC ó CE).

            b‑ Polvos mojables (PM ó WP).

            c‑ Suspenciones acuosas concentradas.

            d‑ Sales puras.

            f‑ Gránulos.

            g‑ Pastas líquidas (FW).

 

            4.3 Toxicidad de agroquímicos

 

La toxicidad de los agroquímicos es usualmente relacionada de acuerdo a su DL50.  La DL50 es definida como la dosis en miligramos de la sustancia analizada por kilogramos de peso, la cual al ser administrada a un grupo de animales (usualmente ratas femeninas albinas) causaría una mortalidad del 50% de la población.  La sustancia puede ser administrada oral o dermalmente.

 

Como guía de toxicidad de sustancias químicas se emplea los siguientes rangos:

            Valor  DL50 oral: < 50   50‑500  500 ‑l000  5000‑l500   > 1500

            Toxicidad:           Extrema  Alta   moderada   ligera   muy baja

 

Se debe siempre preferir el uso de agroquímicos de menor grado de toxicidad a los trabajadores.

 

 

  

            4.4 Herbicidas de uso recomendado en palma aceitera

 

 

 

1 CE:  Concentrado Emulsificable, FW: Pasta Líquida, PM: Polvo Mojable, SA: Solución Acuosa.

2 Se utilizan en el suelo de viveros o rodajas de palmas jóvenes.

 

Se debe tener precaución con los herbicidas preemergentes en los suelos de texturas muy livianos.

 

En palma aceitera no se deben usar herbicidas que contengan piclorán ya que son absorbidos por las raíces y causan partenocarpia.  Herbicidas como 2,4‑D, MCPA, triclopyr y dicamba no se deben usar en palma joven ya que pueden causar partenocarpia si entran en contacto con las inflorescencias femeninas (2), (6).

 

 

5. EQUIPOS DE APLICACION

 

El mejor equipo de aplicación de herbicidas es aquel que deja la aplicación uniformemente distribuida sobre las malezas, de tal manera que permite un eficiente combate de las mismas y al menor costo posible.

 

Los equipos de aplicación de herbicidas de uso común en las plantaciones de palma son:

 

            5.1 Equipos acoplados al tractor

 

Son equipos acoplados a la toma fuerza del tractor  y el tanque de mezcla puede ser transportado sobre los tres puntos o en un chasís tirado por el tractor.  De utilizarse este sistema se recomienda el uso de tractores pequeños de 25 a 35 HP con ruedas anchas para reducir los problemas de compactación.   El herbicida puede ser expulsado por boquillas montadas sobre un aguilón (boom) o con dos pistolas con mangueras para las aplicaciones en rodajas y parchoneo.

 

            5.2 Bombas de mochila

 

Consiste en un tanque que se carga sobre la espalda del trabajador el cual le aplica presión al líquido en forma manual a través de una palanca.  La mezcla debe ser llevada al área de trabajo en un tanque por un medio de transporte o prepararse en el campo en estañones si se dispone de una fuente cercana de agua limpia.  Es el equipo más recomendable para áreas de palma joven donde, por condiciones de drenaje o topografía del terreno, no se puede usar ningún tipo de equipo rodante, sin embargo en plantaciones grandes presenta el inconveniente que requiere de mucha mano de obra.

 

            5.3 Moto Blow

 

Este equipo se carga sobre la espalda de los trabajadores y consta de un tanque para la mezcla y un pequeño motor de gasolina que al mover una turbina provoca una fuerte corriente de aire que arrastra la mezcla de herbicida que baja del tanque por gravedad. La mezcla es arrastrada por un chorro de aire y es dispersada en forma de neblina.  Los herbicidas son mezclados con un volumen de agua relativamente bajo, y debe llevarse al campo igual que como se explicó para la bomba de mochila.  Este equipo tiene la ventaja de una mayor velocidad de aplicación pero debe ser usado donde el daño por fitotoxicidad sea mínimo como en drenajes y palmas altas ó usando herbicidas selectivos no fitotóxicos a las palmas.  Es el equipo más recomendable para ser usado en la  aplicación de canales grandes.

 

 

 

 

            5.4 Aplicación de mecha "Rope Wipe"

 

El aplicador de mecha consiste en un tubo de PVC dentro del cual va la mezcla concentrada del herbicida que sale por capilaridad a través de un mecate de algodón por medio del cual se embarra el follaje de las malezas.  Normalmente se utiliza con glifosato en una proporción glifosato:agua de 1:3 respectivamente.  Estos aplicadores son útiles para la aplicación de herbicidas sistémicos no selectivos contra malezas que sobrepasen la altura de las coberturas o para la eliminación de malezas en las entrecalles de plantaciones adultas en sustitución de las chapias localizadas y aún de las aplicaciones por aspersión convencional.

 

            5.5 Equipo neumático de presión estable.

 

Este es un equipo de uso muy reciente diseñado y utilizado en Quepos, Costa Rica.  Consiste de un tanque para la mezcla del herbicida especialmente construido para trabajar a presiones de 40 a 60 p.s.i. y un tanque especial para mantener aire comprimido de 100 a 150 p.s.i.   Estos tanques van montados sobre un pequeño chasis y es tirado por bueyes o con mulas.  El tanque de aire comprimido se debe cargar por medio de un compresor y tiene capacidad para suministrar presión para un jornal de trabajo.  El equipo esta dotado de manómetros y reguladores de presión para seleccionar la presión de trabajo más conveniente.   El herbicida puede ser expulsado por boquillas montadas sobre un aguilón (boom) o con dos pistolas con mangueras para las aplicaciones en rodajas y parchoneo. 

 

A diferencia de otros equipos que funcionan con aire, este permite trabajar con una presión constante.

 

            5.6 Equipo "Herbi" de aplicación a "Ultra Bajo Volumen”

 

El uso de equipos de gota controlada está actualmente siendo utilizado en Malasia, Indonesia y Nueva Guinea y recientemente en Costa Rica, donde reportan un gran éxito con dicho sistema.  El principio de este sistema consiste en un disco giratorio que rompe el líquido en partículas de aproximadamente 200 micras, un espectro de tamaño de gotas mucho más estrecho que el uso de boquillas hidráulicas de abanico plano.  El equipo más comúnmente usado es el Micro Herbi producido por Micron Sprayer Ltd., three mills, Bromyard, Herefordshire, England.

 

El disco giratorio es accionado por un pequeño motor que funciona con ocho baterías de 1.5 v., sin embargo desde el punto de vista práctico los mejores resultados se han obtenido  modificando el equipo original, adaptando un tanque de espalda con una batería de moto.  Los volúmenes de aplicación con estos equipos varían entre 10 y 40 litros por hectárea según el tipo de boquilla, lo que permite una gran reducción en el traslado de agua y por consiguiente de un significativo aumento en el rendimiento.  Un trabajador con 20 litros de mezcla podría aplicar 5 hectáreas de rodaja por jornal; cada trabajador lleva al campo la cantidad de mezcla necesaria para su jornal de trabajo.  Este sistema tiene la limitante que sólo puede usarse en rodajas de palmas de más de 5 años de edad. Es importante mencionar que con el sistema de bajo volumen sólo deben emplearse herbicidas sistémicos como el glifosato, 2,4‑D o eventualmente el glufosinato y triclopyr.  Para efecto residual el oxyfluorfen a dado excelentes resultados.

 

          

 

·      Costo que debe tener la aplicación para que los  trabajadores  ganen  su  salario  mínimo más  20%  de  incentivo.  Incluye 55.2% por cargas y beneficios  sociales.

 

·      Costo de operación del equipo neumático (yunta +   equipo de aspersión): $1.49 Transportar este equipo al campo aumenta en $0.42 /hora el costo de operación. 

 

·      Costo de operación del equipo de tractor (tractor + equipo de aspersión+bomba): $4.92 /hora. 

 

·      Los costos de operación del equipo incluyen depreciación, valor residual y costos de mantenimiento y reparaciones.   

 

            ‑Al microherbi se le incluye una hora por transporte con tractor.

            ‑Con las bombas de espalda se requiere el uso de un tractor y tanque. 

 

6. CALIBRACION DE EQUIPOS

 

Con el uso de herbicidas es importante aplicar las cantidades recomendadas por unidad de área, de manera que la dosis quede uniformemente distribuida.  Para postemergencia la solución se debe aplicar uniformemente sobre todo el follaje de las malezas.  Para preemergencia las dosis adecuadas se deben distribuir homogéneamente en el terreno.

Técnicamente las dosis de aplicación  de los herbicidas se dan en kilogramos de ingrediente activo por hectárea (kg i.a./ha), por lo que se debe averiguar la cantidad de producto comercial a utilizar por hectárea.  Se debe recordar que el herbicida no es vendido como ingrediente activo puro, sino que viene en formulaciones, cuya concentración de ingrediente activo puede variar en las diversas casas comerciales.

 

Los factores  importantes a tomar en cuenta en la calibración  son:  

 

                a) Velocidad de avance.

                b) Presión que se imprime al equipo.

                c) Tipo de boquilla y descarga.

                d) Altura de las boquillas.

                e) La concentración del herbicida en el tanque.

 

A continuación  se presenta una manera práctica de calibrar los equipos de aplicación de herbicidas en las plantaciones de palma de acuerdo a los sistemas de aplicación utilizados:  rodajas y parchoneo.

 

a‑ Para el caso de aplicación en rodajas se calcula el área de aplicación en una rodaja de dos metros de radio a partir de la base de la palma, se debe calcular el área ocupada por la palma y restarla,  por ejemplo, si la base de la palma mide 0.80 m. de diámetro entonces:

 

      Radio total = 2.4 m., por lo tanto el área =  p*r²

      donde                  p = 3.1416

                                   r² = 2.4 x 2.4

                                   p*r² = 3.1416 x 5.76 = 18.1 m²=  Area total del cálculo.

 

Pasando la misma fórmula, el área de la palma es de 0.5 m² por lo que el área efectiva de aplicación es: 18.1 ‑ 0.50 = 17.6 m² Así en una plantación con un promedio de 140 palmas/ha el área efectiva de aplicación será de 2464 m².

 

b‑ Regule el equipo a una presión adecuada 40‑60 lbs/pulg. En equipos con tractor la presión está bien relacionada con las revoluciones en la toma de fuerza, por lo que la presión se debe regular cuando se han seleccionado las revoluciones con que trabajará el tractor. El equipo debe funcionar perfectamente, con boquillas del mismo número y sin escapes de líquido.  Para el caso de bombas de espalda el trabajador debe practicar el palanqueo para mantener una presión de trabajo constante. Con los equipos "Herbi" no se requiere regular presiones porque la mezcla baja por gravedad y la velocidad del disco giratorio es constante.

 

c‑ Realice la aplicación uniformemente a toda la rodaja y determine el tiempo gastado (haga cinco repeticiones y saque el promedio).  Ejem.  Promedio de 15 segundos de duración por rodaja.

d‑ Determine cuál es la descarga, en litros, del líquido en 15 segundos, recogiendo la mezcla en un recipiente (haga cinco repeticiones y saque el promedio).  Ejem.  Promedio de 0.45 lt. en 15 segundos.

 

e‑ Proceda a hacer el cálculo de la concentración de los herbicidas en la mezcla para aplicar cantidades recomendadas, por ejemplo, si la recomendación es de 3.0 kg. i.a. diurón/ha. (Karmex 80%).

 

            1.0 kg. Karmex  :  0.8 kg i.a de diurón

            X  kg. Karmex  :  3.0 kg i.a de diurón

            donde X = 1.0 x 3.0/0.8 = 3.75 kg/ha de Karmex.

 

De acuerdo a los cálculos anteriores

 

            3.75 kg. Karmex  :  10 000 m².

            X   kg. Karmex  :  17.6   m². (0.45 lts. de mezcla en 15 seg)

 

donde X = 0.0066 kg. de Karmex que deben ir en 0.45 lts. de mezcla, por lo tanto en un tanque de 1,135 lt. de capacidad la cantidad de Karmex a utilizar será:

 

            0.0066 kg. Karmex          0.45 l. de mezcla

            X      kg. Karmex         1,135 l. de mezcla

            donde X = 16.65 kg. de Karmex

 

Una vez calibrado el equipo y preparada la mezcla, la aplicación en el campo se hará conservando el mismo ritmo con que se hizo la calibración y con la presión  seleccionada. 

 

7. PREPARACION DE LA MEZCLA

 

Llene un tanque con agua hasta la mitad.  En baldes separados haga la mezcla inicial de cada herbicida a usar, agregue agua por la mitad del balde y mezcle el herbicida, agregue el herbicida poco a poco agitando constantemente para formar una mezcla concentrada.  Luego eche esa mezcla al tanque con agua agitando constantemente.  Si se usa más de un herbicida proceda de manera similar con cada uno y luego termine de agregar agua para llegar a la cantidad requerida de mezcla.

 

            7.1  Recomendaciones generales para el manejo de agroquímicos.

 

                 a‑ Siempre que trabaje con agroquímicos utilice el equipo de seguridad (mascarilla, anteojos, guantes y delantales), principalmente al preparar mezclas.

 

            b‑ El lugar donde se realiza la mezcla debe ser bien ventilado.

                 c‑ El lugar de almacenaje de los herbicidas debe ser adecuado, sin entradas de agua. Los recipientes de los herbicidas deben mantenerse siempre bien cerrados. En el caso de los polvos, éstos se humedecen rápidamente con la humedad ambiental y pueden perder efectividad.

 

            d‑ Siempre que hayan fugas de líquido en el equipo repararlos rápidamente.

 

                 e‑ El encargado de las recomendaciones debe preferir los herbicidas menos      tóxicos.

 

            e‑ Siga siempre las recomendaciones técnicas y de seguridad de la etiqueta.

 

8. COMBATE DE MALEZAS EN RELACION CON LAS CARACTERISTICAS DE LA     PALMA

 

La palma aceitera es una planta perenne de crecimiento lento, por tal motivo durante el transcurso de los años de vida de una plantación se van presentando diferentes condiciones ambientales sobre la superficie del suelo, lo que va modificando la flora. Durante los primeros años de una plantación es probable que existan grandes problemas con gramíneas, las cuales en condiciones de plena luz se desarrollan rápidamente compitiendo con las palmas pequeñas.  Es durante este estado que se requiere de un buen programa de control de malezas tanto en las rodajas como en las entrecalles, ya que de lo contrario las palmas se verán seriamente afectadas en su desarrollo, lo que traería consigo una reducción del potencial de producción por el resto de su vida.

 

En los estados juveniles la palma es más susceptible a los daños por herbicidas, por lo que la aplicación de éstos deberá hacerse de manera cuidadosa, evitando que el herbicida entre en contacto con el follaje, por lo que se deben apartar las hojas con un gancho; se requiere una estricta supervisión.  No se justifica por ninguna causa la quema de hojas bajeras verdes; los trabajadores deben ser fuertemente advertidos y el supervisor debe ser drástico en las medidas que tome para evitar este problema.

 

Conforme la palma crece y se vuelve más frondosa, la flora del suelo se va modificando y el combate de malezas se hace relativamente más fácil, ya que las hojas se escapan del herbicida al estar más altas.  Por este motivo se dispone de un mayor número de herbicidas y las palmas son más resistentes a los mismos.  El crecimiento de las malezas es más lento, sin embargo pueden presentarse algunas malezas de difícil control como el conde (Syngonium podophyllum), la ventanilla (Phylodendron sp) y la Monstera sp.

 

Puesto que durante el transcurso de la vida de una plantación de palma se  presentan diferentes microambientes sobre la superficie del suelo que van modificando la cobertura vegetal, el control de malezas debe ser dirigido solamente para modificar las condiciones naturales buscando un beneficio ecológico general para la plantación.  Por lo tanto se deben considerar los problemas de erosión y arrastre de nutrimentos si el suelo queda expuesto a la lluvia y al agua de escorrentía; el equilibrio biológico de la fauna que se puede ver perturbado si se eliminan las plantas hospederas de insectos parasitoides y depredadores de las plagas de la palma aceitera.

 

En el anexo se presenta una lista de malezas comunes en plantaciones de palma aceitera.

 

El programa de control de malezas en las interlíneas debe manejarse bajo un concepto de sucesión ecológica, o sea que si una planta es eliminada por considerarla una maleza, su lugar debe ser ocupado por otra planta, ya sea natural o introducida.  Las coberturas naturales (no leguminosas) deben ser constituidas por aquellas plantas propias de la zona que son seleccionadas por tener ciertas características atractivas para la plantación, como por ejemplo que sean poco competitivas con el cultivo, sin espinas o que no representen ningún riesgo para los trabajadores, además que por su porte y hábito de crecimiento no deben obstaculizar el paso y que sean fáciles de controlar por medios manuales o con herbicidas.  Por otro lado, las coberturas introducidas son leguminosas especialmente seleccionadas, las cuales incorporan nitrógeno atmosférico al suelo y grandes cantidades de materia orgánica, un buen ejemplo lo constituyen la Pueraria phaseoloides y el Desmodium ovalifolium.

 

En las áreas libres de la plantación como son las orillas de caminos, de canales y fallas de palmas, se deben establecer diversidad de plantas preferiblemente hospederas de insectos parásitos y depredadores de plagas, seleccionando aquellas especies propias de la zona.  Entre las plantas identificadas que cumplen esta función se pueden citar las siguientes:

 

                        Santa Lucía               Ageratum comyzoides

                        Navajuela                  Scleria melaleuca

                        Golondrina                Chamaesyce gossypifolia

                                                           Chamaesyce hirta

                        Saragundí                  Cassia reticulata

                        Quiebra platos          Crotalaria mucronata

                        Botoncillo                  Hyptis capitata

                        Mozote                       Triumfetta semitriloba

                        Malva                         Urena lobata

                        Escobilla                   Sida spp.

                                                           Solanum americanum

                                                           Melanthera aspera

                        Florecilla                    Baltimaora recta

                                                           Byttneria aculeata

                                                           Justicia comata

                                                           Ageratum conyzoides

                                                           Geophilla repens

                                                           Cyssus cycioides

                        Tamarindillo              Phyllanthus niruri

                        Kudzú                         Pueraria Phaseoloides

 

(Tomado de An Inventory of the Oil Palma Pests and their Natural Enemies in Central América. Mexón R., Chinchilla C. 1991.). (8)

 

Se debe tener presente los hábitos de crecimiento de las especies que se seleccionen para este propósito, de manera que se establezca el manejo apropiado de las mismas y evitar así que se conviertan en un problema como maleza.

 

En las rodajas el control de las malezas debe ser total, en un área alrededor de la palma de dos metros de radio durante todas las etapas del cultivo; esta es la única zona de la plantación que debe quedar libre de malezas.

 

Es importante recalcar que el programa de control de malezas debe ser ejecutado siguiendo una estrategia previamente planificada, con objetivos bien definidos.  No se debe pretender un control de malezas en extremo, ni una condición de invasión de malezas que cause perjuicios en la producción o en los rendimientos de las diferentes labores, sino que se debe buscar la situación que permita la máxima rentabilidad.

 

            8.1  Control de malezas en plantaciones jóvenes.

 

Es  durante los primeros cuatro años que las palmas jóvenes se ven más afectadas por la competencia de las malezas,  por lo que se requiere que las plantaciones tengan un excelente control de malas hierbas.  Principalmente se debe dirigir el control contra las gramíneas de crecimiento rápido.  Las  gramíneas de mayor importancia lo constituyen el Gamalote (Paspalum fasciculatum), Caminadora o Cholo (Rottboellia exaltata), Guinea (Panicum maximum), Hymenachne sp. y Homolepis aturensis.  Otro problema importante durante este estado lo constituyen las malezas trepadoras como el Meloncillo (Cucumis dipsacus), el Pepinillo (Momordica charantia), la Ipomoea spp.  entre otras.  Estas malezas suben a las palmas y causan serios problemas de competencia por luz y obstaculizan las labores normales del cultivo.

 

            8.1.1  Control de malezas en las rodajas

 

Para el control de malezas en las rodajas se debe definir un programa de herbicidas a base de ciclos trimestrales durante los primeros tres años del cultivo, que podrá alargarse a cada cuatro meses dependiendo de la efectividad del control.  Es recomendable hacer las rodajas con 2 metros de radio a partir de la base de la palma desde la primer aplicación, para que la maleza que invade la rodaja de un ciclo a otro no cause problemas a las palmas.  Si se presenta el problema de un crecimiento excesivo de las malezas al momento de la aplicación, lo recomendable es hacer una chapea 15 a 20 días antes de la aplicación, para evitar problemas por quemas de hojas y efectividad del herbicida.

  

La elección de los herbicidas de postemergencia y residuales dependerá de la especie de las malezas presentes en el área y del costo de los herbicidas, sin embargo la siguiente mezcla ha sido usada ampliamente con un buen rango de acción y con buenos resultados.

 

 

Dosis

 

kg i.a./ha

P.C. kg ó L/ha

% en mezcla *

Gramoxone

(paraquat)

0.60

3.00

1.20

Karmex

(diurón)

2.00

2.50

0.96

WK

 

 

0.50

0.19

 

* Para aplicar 0.40 l. por rodaja de dos metros de radio.

 

            8.1.2 Control de malezas en las entrelíneas

 

El programa de eliminación de malezas se debe iniciar desde la preparación del terreno, ya sea para siembra de una plantación nueva o para resiembra.  Una vez sembradas las palmas lo más conveniente es sembrar una cobertura de leguminosa como Pueraria phaseoloides o Desmodium ovalifolium por lo que es necesario  un buen control de gramíneas.  Este proceso se puede conseguir con la siguiente estrategia general que depende de las características de la plantación y la densidad y cobertura del complejo de malezas indeseables.

 

            a) Primera etapa: 

 

Luego de la preparación del terreno se debe pasar una rastra liviana para eliminar los terrones grandes y provocar una germinación uniforme de las malezas, con el fin de lograr a corto tiempo el rebrote uniforme, máxima susceptibilidad a la aplicación de herbicidas, así como una mejor germinación de las semillas de la leguminosa.  La operación anterior se debe realizar justo antes de la época lluviosa.

 

            b) Segunda etapa:

 

Corresponde al tiempo de aplicación del o de los herbicidas químicos.  Esta operación pretende eliminar la cobertura vegetal indeseable (aérea y subterránea).  Si el estado de crecimiento de las malezas y la dosis y el herbicida son los apropiados, la superficie tratada deberá mantenerse libre de malezas por un período de tiempo no menor de 2 meses dependiendo de las condiciones climáticas de la zona y especies de malezas presentes.  Se han obtenido muy buenos resultados con la mezcla de Roundup (glifosato) + Ally (metsulfuron metil) a 2.5 l/ha y 8 gr/ha de producto comercial respectivamente.  La aplicación de estos herbicidas se puede realizar por vía aérea (donde sea disponible) justamente antes de la siembra de las palmas, cuando el terreno está estaquillado.  Si la siembra se hace bajo el sistema de "underplanting" la aplicación debe ser terrestre.

 

            c)  Tercera etapa:

 

Dos días después de la aplicación se procede a realizar la siembra de las palmas  y cinco días después  se siembra la cobertura seleccionada.

 

            d)  Cuarta Etapa:

 

La cobertura de leguminosas debe someterse a un período de purificación de los brotes de las malezas resistentes a los tratamientos anteriores, mediante  el uso de herbicidas graminicidas selectivos de acción sistémica, en combinación de algunas prácticas como chapeas de desmatona de malezas arbustivas de hoja ancha.  En el programa de establecimiento de las coberturas, la purificación de las mismas es decisiva para garantizar el éxito en el restablecimiento de la misma y del futuro del programa de combate de malezas.  Como regla general se deben eliminar todas la gramíneas.

 

El programa de purificación es un método integrado de combate de malezas donde se usan herbicidas graminicidas y chapeas manuales de desmatona de arbustos.  Actualmente estas chapeas manuales se están sustituyendo por el uso del "Rope Wipe" utilizando Roundup en una proporción de 1:3 de Roundup:agua respectivamente.

 

Para caso de la cuarta etapa el uso de Fusilade II (fluazifop‑butil a 120 g/l) o de Galant (haloxifop‑metil a 240 g/l) a razón de 0.8 y 0.4 l/ha. respectivamente, ha dado muy buenos resultados, para tal efecto se debe usar un volumen de aplicación de 140 l/ha.  Se debe usar un surfactante como el WK al 0.20%. Los rangos de volúmenes de aplicación de 100 a 140 l/ha adecuados con estos productos se pueden obtener con boquillas Tee Jet 8002 o bien con la TG‑1 de Spraying Systems, la primera es más adecuada para aplicación del área total y la segunda para aplicaciones localizadas.  Sin embargo también se puede utilizar el equipo "Herbi" modificando la mezcla según el volumen a utilizar. Las gramíneas Hymenachne y Homolepis han mostrado cierta tolerancia a los graminicidas antes mencionados por lo que se recomienda su eliminación temprana a base de Roundup a 2.5 a 3 l/Ha de producto comercial, o bien mediante el uso del "Rope Wipe".

 

Se debe tener presente que un adecuado control de malezas se logra estableciendo un programa a base de ciclos alternos a los que se les debe dar continuidad, de lo contrario se puede perder el avance logrado.  Durante los primeros cuatro años un espaciamiento entre ciclos de cada tres meses da resultados satisfactorios, posteriormente los ciclos se pueden ir extendiendo.  Si el programa se maneja eficientemente después de los cuatro años sólo se debería gastar un 20% de los gastos iniciales en graminicidas y a partir del sétimo año, menos del 10% donde sólo se realizaría un ciclo anual muy localizado.

 

            8.2 Control de malezas en plantaciones adultas

 

Durante esta etapa es más fácil el control de malezas ya que la sombra causada por el follaje no permite un rápido crecimiento de las malezas.  Entre las malezas  más problemáticas se pueden mencionar la Sornia (Blechum pyramidatum), el Pega pega (Desmodium sp), Zacate amargo (Paspalum conjugatum), Conde (Singonium sp), Ventanilla (Monstera sp), etc.

 

            8.2.1  Control de malezas en la rodaja

 

En la actualidad se recomienda el uso del equipo "Herbi" de tamaño de gota controlada por el rendimiento que se logra y bajo costo de la aplicación, ya que cada trabajador lleva al campo la mezcla completa necesaria para su jornal.  La siguiente mezcla ha dado muy buenos resultados para un amplio espectro de malezas y rodajas.

 

 

Dosis

 

kg i.a./ha

P.C. l/ha

% en mezcla *

Roundup

(glifosato)

0.96

2.00

14.6

Goal

(oxifluorfen)

0.36

1.50

10.9

WK

 

 

0.027

0.18

 

 

·      Para aplicar 13.7 l/10.000 m2, que equivale a 3.6 l de mezcla/140 rodajas de 2 metros de radio a partir de la base de la palma.

            P.C.= Producto comercial.

 

Con esta mezcla se ha obtenido un adecuado control de maleza por períodos de ocho meses, sin embargo este tiempo puede variar para diferentes regiones por lo que se recomienda que se realicen las pruebas locales respectivas.

 

Con el equipo convencional se pueden utilizar los mismos productos y dosis pero se debe variar la concentración de los mismos en la mezcla según el volumen que se use, en este caso se puede utilizar boquillas Tee Jet 8001, 8002  y la de Spraying Systems.

 

También para volúmenes de aplicación de no menos de 150 l/ha se puede utilizar la siguiente mezcla, que ha sido usada en el pasado en ciclos de seis meses.

 

 

 

 

 

 

 

Dosis

 

kg i.a./ha

P.C. kg o l/ha.

% en mezcla *

Gramoxone

(paraquat)

0.60

3.00

14.6

Karmex

(diurón)

2.00

2.50

10.9

2,4-D Sal amina

(6 lb/gl)

0.58

0.80

0.18

WK

 

 

0.50

0.19

 

* Para aplicar 0.40 l. por rodaja de dos metros de radio, a partir de la base de la palma. 18.8 m2/rodaja.

 

Para el caso del Conde y la Ventanilla se puede lograr un buen control usando sólo Gramoxone a 4 litros por hectárea durante la época seca.  Es conveniente chapear la maleza 25 días antes y repetir la aplicación a los 45 días.

 

            8.2.2  Control de malezas en las entrelíneas

 

Si en el área hay kudzú simplemente se debe hacer una aplicación anual del graminicida como se mencionó en el punto 8.1.2,  c.  En el caso contrario lo conveniente es sustituir las gramíneas de rápido crecimiento por otras malezas de crecimiento más lento y porte bajo.  También hay evidencias de que leguminosas como Arachis pintoi y Desmodium ovalifolium se adaptan bien a la sombra y pueden ser una opción como cobertura en las entrelíneas de palmas adultas.

 

Se deben eliminar las malezas arbustivas que afecten las labores mediante chapeas manuales o preferiblemente mediante el uso de "Rope Wipe"; sin embargo se debe promover en orillas de caminos, canales y fallas, el establecimiento de plantas hospederas de insectos parásitos y depredadores de plagas de la palma.

 

Se tiene que tener presente que no se debe llegar a una condición de suelo desnudo puesto que ello conlleva a problemas de erosión y lavado de nutrimentos.

 

            8.3 Control de malezas en los drenajes

 

Para el control de malezas en los drenajes existe la opción de hacerlos con machete o mediante el uso de herbicidas dependiendo del aspecto económico.  Para el caso de los drenajes de campo (terciarios) en palma adulta se pueden aplicar herbicidas en conjunto con la aplicación de rodajas usando la misma mezcla.  Para los drenajes primarios, secundarios y vías de agua es conveniente eliminar todas las malezas de porte alto y crecimiento vigoroso lo cual puede lograrse mediante un programa a base de Roundup a 2 lt/ha. usando un volumen de aplicación de 120 a 150 l/ha, sin embargo, lo aconsejable es que posterior  a la aplicación o en drenajes recién construidos, se siembre una cobertura en los taludes como Flemingia, Gandul, Pueraria ó Desmodium.

9. Programación del combate de malezas

 

La confección del programa del control de malezas es tan importante como la misma selección de los herbicidas.  Un control de las malezas no se puede lograr con aplicaciones aisladas de herbicidas, sino que se debe contar con un programa bien planificado y distribuido en ciclos de aplicación a través del año.  Para ello se debe tomar en cuenta:

 

                     a‑ El área por controlar.

                     b‑ La edad de los diferentes lotes.

                     c‑ El equipo disponible.

                     d‑ El personal requerido.

                     e‑ La distribución de la precipitación

                          durante el año.

 

Con  base en la información  requerida y un adecuado reconocimiento de las condiciones y problemas que presenta cada lote,  se procede a hacer el programa anual,  que es una distribución por mes de las áreas por aplicar, las cuales no deben sobrepasar las capacidades reales con que se cuenta o sea que se debe considerar las posibles pérdidas de tiempo por daños mecánicos y  lluvias que se presentarán.  De esta manera se puede estimar las necesidades de herbicidas, con el respectivo costo tanto de materiales como de mano de obra.

 

El programa anual debe ser hecho de tal manera que se ajuste lo mejor posible a las necesidades reales y se ejecute lo más fielmente posible, sin embargo debe ser flexible, ya que durante el transcurso del año, cada mes se deben hacer ajustes al mismo.

 

La experiencia indica que no se debe de trabajar buscando al día las áreas afectadas, saltando de un área a otra sin previa planificación,  puesto que no se puede ejercer una adecuada supervisión,  control de los trabajos realizados y gastos de materiales.  Para poder controlar si se está cumpliendo con los objetivos establecidos, debe existir un programa.

 

10. Controles del programa de combate de malezas

 

Para llevar a cabo un control del presupuesto, del gasto de herbicidas y de las áreas aplicadas se debe contar con adecuados controles.  Dado el costo de los herbicidas, se debe llevar un control diario separado para cada situación específica que se presente en el trabajo:

 

                   a‑ Por edad de las palmas.

                   b‑ Por la mezcla usada.

 

 

Si se aplica en áreas de edad similar y la mezcla se varía en cualquiera de los componentes o en sus dosis, se debe llevar un control por separado.  Lo mismo si se usa la misma mezcla pero hay variación por edades o situaciones de aplicaciones adicionales como por ejemplo aplicar zanjos en conjunto a la rodaja.

 

También se debe llevar un control mensual donde se resume los datos diarios y se da detalle de las aplicaciones.

 

 


 

                                                         LITERATURA CITADA.

 

1-         CHANDAPILLAI and BARNES. Integrated weed control techniques in young oil     palm. p 199‑212.

 

2‑        CHEE K.W. Development of parthenocarpic fruits in oil palm (Elaeis guineensis   Jacq.) due to application of herbicides. Planter, Kuala Lumpur, 63,90‑95. 1987.

 

3‑         HARTLEY C.W.S. La palma de aceite. Compañía Editorial Continental S.A. México. p. 549. 1983.

 

4-        HORNUS P.  Adaptación de las técnicas de UVB con gotitas controladas. Oleagineux, vol 38, nº 5, pp 301‑307. 1983.

 

5‑        JOLLANDS P. et al. Use of the controlled droplet aplication (c.d.a.) technique for   herbicides aplication. Planter, Kuala Lumpur. 59,388‑407. 1983.

 

6‑        KHAIRUDIN H. and TEOH C, H.  Herbicide induced parthenocarpy in oil palm ‑      preliminary screenig of herbicides. International oil palm conference. Conference I:        Agriculture. Progress and prospects. ORIM, ISP, pp 12. 1987.

 

7‑        MARTIN G. El uso de productos herbicidas en el cultivo de la palma de aceite.      Oleagineux, vol 32, nº11, p 479‑482. 1977.

 

8‑        MEXON R. And CHINCHILLA C.  An Inventory of the Oil Palm Pests and their         Natural Enemies in Central América. Programa de Investigación en Palma            Aceitera, Palma Tica, Costa Rica. 1991.

 

9‑        PILLAI K,R.  A review of quimical weed control in rubber and legumes. Planter.       54: 669‑681. 1978.

 

10‑      P.R.P.   Manual de operaciones de palma aceitera. Compañía Bananera de          Costa             Rica. Costa Rica.pp 298. 1981.

 

11‑      SHELDRICK R, D.  The control of ground cover in oil palm plantation with    herbicides. 1. An introducction and some early investigations. J. W. Afr. Inst. Oil            Palm Res. 3, 44‑349. 1962.

 

12‑      SHELDRICK R, D. The control of ground cover in oil palm plantation with     herbicides.    2. Screening trials for herbicides suitable for ring weeding. J. W.       Afri. Inst. Oil Palm     Res. 3, p. 344‑349. 1968.

 

 

 

13‑      TURNER D.P.  Economías en los costos de control de malezas con el cambio de             fumigación convencional  por asperción de los cultivos de plantación.  Palmas, Colombia. p. 29‑34. 1986.

 

14‑      WONG P, W. Tolerance of young palm to glyphosate. Selangor, Malaysia.


 

                                                                       ANEXO

 

                MALEZAS COMUNES EN PLANTACIONES DE PALMA ACEITERA.

 

GRAMINEAS

Paspalum fasciculatum                             Gamalote                  GRAMINEAE

Rottboellia exaltata                                    Caminadora              GRAMINEAE

Hymenachne spp.                                                                         GRAMINEAE

Homolepis aturensis                                 Amargosa                 GRAMINEAE

Imperata cilindrica                                      Lalang                       GRAMINEAE

Paspalum conjugatum                              Zacate amargo         GRAMINEAE

Brachiaria spp.                                            Braquiaria                 GRAMINEAE

Panicum maximun                                     Zacate Guinea          GRAMINEAE

Paspalum virgatum                                    Pajón                         GRAMINEAE

Ixophorus unicetus                                     Zacate Honduras      GRAMINEAE

Pennisetum purpureum                             Zacate Elefante        GRAMINEAE

Axonopus compressus                              Grama                       GRAMINEAE

Cynodon dactylom                                     Zacate Bermuda      GRAMINEAE

Digitaria Sanguinalis                                 Pata de gallo            GRAMINEAE

Eleusine indica                                           Pata de gallina         GRAMINEAE

Cenchrus echinatus                                   Abrojo                        GRAMINEAE

Leptochloa filiformis                                   Cola de zorra           GRAMINEAE

 

HOJAS ANCHAS HERBACEAS

Blechum piramidatum                               Sornia, Camarón      ACANTHACEAE

Commelina spp.                                         Comelina                   COMMELINACEAE

Wedelia trilobata                                         Clavelillo de playa    COMPOSITAE

Desmodium tortuosum                              Pega Pega               LEGUMINOSAE

Euphorbia sp                                               Golondrina                EUPHORBIACEAE

Pseudoelephantopus spicatus                 Oreja de chancho     COMPOSITAE

 

HOJAS ANCHAS ARBUSTIVAS

Amaranthus spinosus                                Bledo                         AMARANTACEAE

Sida spp                                                       Escobilla                   MALVACEAE

Piper aduncum                                           Cordoncillo                PIPERACEAE

Pothomorphe peltata                                 Candelabro               PIPERACEAE

Ludwigia erecta                                           Candelilla                  ONAGRACEAE

Caperonia palustris                                                                       EUPHORBIACEAE

Physalis angulata                                       Farolillo                      SOLANACEAE

Lantana camara                                          Cinco negritos          VERBENACEAE

Mimosa pudica                                           Dormidera                 LEGUMINOSAE

Melanthera aspera                                     Paira                          COMPOSITAE

 

 

CIPERACEAS

Cyperus spp                                                Coyolillo                     CYPERACEAE

Scleria spp                                                   Navajuela                  CYPERACEAE

 

ENREDADERAS

Cissus sicyoides                                         Uva cimarrona          VITACEAE

Momordica charantia                                 Pepinillo                    CUCURBITACEAE

Cucumis dipsacus                                      Meloncillo                  CUCURBITACEAE

Ipomoea sp.                                                 Churristate                CONVOLVULACEAE

 

EPIFITAS

Syngonium podophylum                           Conde                                               ARACEAE

Monstera sp.                                                Ventanilla‑Hoja perf.                        ARACEAE

Phylodendron sp.                                       Ventanilla‑Hoja no perf.                    ARACEAE

 

HELECHOS

Gleichania sp                                                                                 POLYPODIACEAE

Nephrolepsis sp.                                                                            POLYPODIACEAE

Lygodium sp.                                                                                 POLYPODIACEAE

Pteridium spp.                                                                                POLYPODIACEAE

 

MALEZAS ACUATICAS

Thypha sp.                                                                                      THYPHACEAE

Eichhornia sp.                                             Lirio acuático           PONTEDERIACEAE

Polygonum spp.                                          Chile de perro          POLYGONACEAE

Heterantera reniformis                               Lirio                           PONTEDERIACEAE

 

 

 

STARMEDIA        CERRAR